Rafael Cadenas: tres poemas inéditos | Piezas de un libro futuro

Rafael Cadenas es uno de los más sólidos y profundos poetas latinamericanos del siglo XX y de lo que llevamos del siglo XXI. Nacido en Barquisimeto en abril de 1930. “cerca de esa ciudad terminan o comienzan Los Andes, según se mire” ha escrito el poeta en algún momento.  En 1946 publicó su primer poemario en una imprenta local de su ciudad natal, con prólogo de  Salvador Garmendia.  Desde muy joven combinó la pasión por la literatura con la militancia política en el Partido Comunista de Venezuela, lo que le llevó a sufrir cárcel y exilio durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.  Se refugió en la isla de Trinidad hasta 1957. En Caracas escribe y publica Una isla (1958) y Los cuadernos del destierro (1960). Durante esos años forma parte del grupo de debate político y literario «Tabla redonda», junto con Manuel Caballero, Jesús Sanoja Hernández,  Jacobo Borges, entre otros. Por décadas fue profesor en la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela. Dotado de una refinada sensibilidad para la experiencia poética, este singular poeta venezolano se caracteriza por crear una obra densa y estrechamente vinculada al pensamiento filosófico. Siguiendo la tradición de Hölderlin, Rilke y José Gorostiza , su poesía parece fusionar los derroteros de la actitud reflexiva con la inspiración pura. Su poema más famoso «Derrota» ha trascendido como la marca poética de la generación de los años sesenta.

Con posterioridad a Los cuadernos del destierro ha publicado los libros Falsas maniobras en 1966; Memorial en 1977; Intemperie en 1977; Anotaciones en 1983;  Amante en 1983; Dichos en 1992, Gestiones en 1992; Apuntes sobre San Juan de la Cruz y la mística en 1995, Sobre abierto, en 2012,  y  En torno a Basho y otros asuntos (2016). Recibió la beca Guggenheim en 1986 y el doctorado Honoris Causa de la Universidad Central de Venezuela. Su obra ha sido galardonada con premios importantes entre los que se cuentan el Premio Nacional de Ensayo en 1984, el Premio Nacional de Literatura en 1985, el Premio San Juan de la Cruz en 1991 y el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca en 2016.

De su obra, el poeta y crítico Jordi Doce ha escrito: “Sus poemas oscilan entre la cualidad del apunte más o menos espontáneo, pespunteado al calor del momento, y lo que se forma por agregación, pasivamente, lo que se gesta largo tiempo y aflora ya hecho, envuelto de sí mismo. Decía José Ángel Valente, poeta con el que Cadenas guarda cierta afinidad, que “en realidad, el poema no se escribe, se alumbra”, y también que “la palabra poética ha de ser ante todo percibida no en la mediación del sentido, sino en la inmediatez de su repentina aparición” (Cómo se pinta un dragón). Son palabras que me parecen aplicables a muchos tramos de esta poesía, con la diferencia de que en Cadenas siempre hay un suelo cordial y un afán expresivo que secan de raíz toda tentación fetichista. Por algo ha expresado nuestro autor que “soy prosa, vivo en la prosa, hablo prosa” y que “la poesía está allí, no en otra parte”. Pero es –o era– una prosa vuelta sobre sí misma, matérica, llena de grumos y también de silencios, de cambios de sentido y cortes repentinos. Una prosa que la tijera de la elipsis modela en forma de poema.”

República de las Letras se honra en publicar tres poemas inéditos que, según confiesa el propio Cadenas, se integrarán en su próximo libro, aún sin título y en fase de elaboración.

POEMAS 

 

 

© Las ilustraciones que acompañan a los poemas son de Eugène Jansson (Estocolmo, 18 de marzo de 1862 – Skara, 15 de junio de 1915).
Por gentileza de Concha Rodríguez.