Todos nosotros | Sobre «Alrededor del mundo», de Laurence Mauvignier

El autor reseña una novela francesa y global, que transcurre en espacios distintos, emplazados alrededor del mundo, mostrando así los vínculos y las diferencias que unen y separan a los seres humanos.   
© RECAREDO VEREDAS

Laurent Mauvignier es uno de los grandes escritores franceses de nuestros tiempos. Realista, apegado a la historia en minúsculas y mayúsculas, ha sido traducido y publicado en editoriales como Anagrama o la selecta Cabaret Voltaire. Ahora recala en Nocturna y lo hace una obra de género híbrido, global, coral e intensa: Alrededor del mundo.

El escritor francés Laurent Mauvignier

Mauvignier indaga en la comunidad de los seres humanos, en aquello que nos iguala y nos vincula, en los sentimientos básicos que compartimos todos, desde los más pobres a los más ricos, desde los nórdicos a los asiáticos. Son sentimientos que nacen y se desarrollan en situaciones extremas y en la cotidianeidad más parca. No lo hace con una trama única, sino viajando alrededor del mundo, con personajes distintos, vinculados por el azar y por su propia naturaleza. Crea, por tanto, un híbrido entre novela y libro de relatos. Novela porque el narrador, esa voz en tercera persona que a veces se sitúa próxima a una omnisciencia decimonónica y a veces se emplaza sobre la conciencia de los personajes, es siempre el mismo y porque subyace un sentido común a todas las historias enlazadas. Alrededor del mundo también puede considerarse un libro de relatos, por la sucesión de narraciones independientes y cerradas, apenas vinculadas por la naturaleza humana. También es, hasta cierto punto, un libro de viajes, que ofrece la mirada del autor sobre las peculiaridades de distintas zonas del mundo, estimulando la fantasía del viajero, ahora que solo se puede ir hacia los destinos soñados con un alarde de imaginación.

Es un libro pertinente, que nos vuelve a enseñar que no podemos dar nada por sentado, que la vida transcurre al margen de nuestras intenciones y previsiones.

La fragilidad y fortaleza del ser humano es también consustancial a este libro. Se puede observar, por ejemplo, en la primera y desgarradora historia, donde dos jóvenes viven una historia de amor  tórrida, al margen de la catástrofe natural que se desarrolla a su lado, que terminará devorándoles. Es decir,  como afirmaba John Lennon, “la vida es eso que pasa mientras estamos haciendo otros planes”. Su contextualización de los afanes humanos dentro de la dependencia de una voluntad desconocida y caótica, enlaza bien con la actual pandemia y sus consecuencias. Es, por ello, un libro pertinente, que nos vuelve a enseñar que no podemos dar nada por sentado, que la vida transcurre al margen de nuestras intenciones y previsiones, aunque nuestra voluntad pueda atemperar las consecuencias y convertirlas en algo heroico, miserable o indiferente.

Se puede hablar, con justicia, de su cercanía con Emmanuelle Carrére, aunque en Mauvignier lo narrativo esté mucho más presente y lo biográfico menos, por su fervorosa indagación en la naturaleza humana y por un estilo hiperrealista y centrado en una lucha por la supervivencia casi darwinista. También hay ecos en esta novela de la colaboración entre Guillermo Arriaga y Alejandro González Iñárritu, plasmada en películas como Babel, tal vez el referente más próximo de esta obra, ya que su planteamiento es prácticamente idéntico: la supervivencia del ser humano en situaciones extremas, su fortaleza y debilidad emocional, su contradicción y su coherencia en distintos puntos de nuestro planeta. Es lo mismo que nos acompaña desde el principio de los tiempos y que ha sido, es y será material de la mejor narrativa. Es por ello que, aunque los personajes parezcan lejanos, nunca aburren: están hablando de nosotros, de nuestras vidas, tan próximas a las suyas. Alrededor del mundo también funciona como antídoto contra el racismo o la discriminación: muestra hasta qué punto es intensa la igualdad de los sentimientos y los instintos primarios de los seres humanos, por mucho que nuestro entorno o nuestro físico sean distintos.

Aunque los personajes parezcan lejanos, nunca aburren: están hablando de nosotros, de nuestras vidas, tan comunes a las suyas.

Alrededor del mundo no es una obra especialmente estilizada, ya que está plenamente centrada en transmitir el mensaje, en la narración pura. Sin embargo sin el cuidado por la palabra ese mensaje no existiría, o lo haría con mucho menos vigor. Utiliza una voz alejada de la frialdad, aunque el narrador prácticamente no intervenga. Es un registro descriptivo, centrado en las escenas, incluso detallista, aunque nunca introduzca digresiones superfluas. Resulta bastante cinematográfica. De hecho, si la adaptación tuviera lugar el guionista tendría medio trabajo hecho. Concluyendo, una narración –sea novela, libro de relatos o de viajes- tan entretenida como enriquecedora, coherente con la poética de su autor y muy recomendable para cualquier lector.

Alrededor del mundo. Laurence Mauvignier. Nocturna. Madrid, 2020. 368 páginas, 18 €.


RECAREDO  VEREDAS  (Madrid, 1970) ha estudiado Derecho, Edición y Creación Literaria. Ha publicado 8 libros. El último es la recopilación de testimonios Todo es verdad (Sílex, 2020). Los que más le gustan son los más breves, los poemarios Nadar en agua helada (Bartleby, 2012) y Esa franja de luz (Bartleby, 2019), pero se siente orgulloso de toda su progenie. Incluye el ensayo No es para tanto (Sílex, 2016), la novela Deudas vencidas (Salto de Página, 2014), la colección de relatos Actos imperdonables (Bartleby, 2013) y dos obras perdidas en el espacio-tiempo: la colección de relatos Pendiente (Dilema-Escuela de Letras 2004) y el manual Cómo escribir un relato y publicarlo (Dilema-Escuela de Letras, 2006). Ha trabajado para diversas editoriales, entre las que destaca Alfaguara. Ha sido profesor en la Escuela de Letras y en Fuentetaja. Ha reseñado, entre otros medios, en Quimera, ABC, Política Exterior,  Letras Libres y Revista de Letras.