Miradas sobre María Zambrano | La opinión de algunos expertos

República de las Letras inaugura esta sección con una pequeña colección de videos. Son grabaciones de escritores, expertos en la obra de María Zambrano. En “Vida de escritores” iremos publicando, de forma innovadora, contenidos relacionados con ese concepto amplio que da título a la sección. En esta ocasión contemplamos la vida y la obra de nuestra más importante filósofa.

Hoy nadie discute la importancia de la obra de María Zambrano en el acercamiento a la literatura española y al pensamiento de la primera mitad del siglo XX. Nacida en Vélez-Málaga en 1904, coetánea de los grandes poetas de la Generación del 27 conoció a Antonio Machado durante sus años de estancia en Segovia (vivió en la ciudad entre 1909 y 1924). Comprometida con la II República, vivió el exilio desde 1939 hasta bien entrada la democracia en España (regresó en 1984). Discípula de Xavier Zubiri y amiga y alumna de Ortega y Gasset, fue autora de obras imprescindibles en las que reflexión estética y filosofía se combinan de manera inteligente: Los intelectuales en el drama de España, Filosofía y poesía (1939), La Confesión (1943), Hacia un saber del alma (1950), El hombre y lo divino o Claros del bosque (1977). Fue Premio Príncipe de Asturias en 1981 y Premio Cervantes en 1988. Sobre su vida y su obra se pronuncian,  mediante una serie de grabaciones audiovisuales, diversos escritores: Rogelio Blanco, Mercedes Gómez Blesa, Marifé Santiago Bolaños, Clara Janés, Antonio Colinas y Jesús Moreno Sanz.

Rogelio Blanco

Rogelio Blanco evoca el comienzo de sus relación personal e intelectual con la escritora y filósofa. Destaca sus valores humanos y su colaboración en el proceso de reedición de sus obras y su repercusión en el mundo universitario internacional. “María Zambrano es un clásico”. “Está declarada como uno de los intelectuales más señeros del siglo XX”.

Mercedes Gómez Blesa

Con María Zambrano, la filosofía “confiesa sus pecados.”. Destaca en la grabación la importancia del diálogo entre lo racional y lo irracional de la obra de nuestra autora. Lo divino, lo sagrado, como elementos centrales de su reflexión sobre “el hombre y lo divino”.

Marifé Santiago Bolaños

Marifé Santiago Bolaños reflexiona sobre los efectos del exilio en el reconocimiento, por parte del mundo cultural en España. de la enorme aportación a la filosofía y a la literatura española de María Zambrano.

Clara Janés

Clara Janés evoca cómo llegó a la obra de María Zambrano a través de un número de Revista de Occidente. Después accedió a Claros del bosque  y le iluminó los caminos de su propia poesía. Clara Janés cuenta su relación con ella y el envío de un libro inédito cuando aún estaba en el exilio.

Antonio Colinas

Antonio Colinas recuerda cómo su relación con María Zambrano fue consolidándose con los años. El poeta admiraba a la filósofa, su forma de entender el mundo, su concepción del alma. Su libro Él fondo y lo divino  fue un libro que le marcó muchísimo. Pero, su conocimiento personal no se produjo hasta unos años después en Ginebra. Antonio por aquellos días había publicado un artículo diciendo que era la última exiliada, y es cierto que tenía sus dudas sobre regresar, sin embargo, lo que le angustiaba era su situación económica, afortunadamente todo eso se resolvió gracias, en parte, al fondo que el Centro de las Letras Españolas había creado para creadores excelentes como María Zambrano.

Jesús Moreno Sanz

El filósofo conoció a María Zambrano cuando todavía vivía en en exilio. Su amistad y afecto se fue consolidando, hasta el punto de hacerse inseparables, cuando por fin la filósofa regresó a Madrid.  Cuando la conoció por primer vez la impactó inmediatamente y empezó a leer Claros del bosque. Un escrito que le sigue pareciendo prodigioso. A continuación leyó Memoria ciudad de la palabra y al acabarlo la llamó;  considera que la química entre ambos fue absoluta. Si María Zambrano pudo desembarcar por fin en Mardrid fue gracias a la gente joven y no a sus compañeros que más bien la hicieron el vacío, los jóvenes no sólo la admiraban sino que  la consideraban como lo que era un excelsa poeta y filósofa y con una capacidad de profundizar en la condición humana fuera de lo común.